Únete a nuestra API Calidad y Naturaleza

[vc_row][vc_column][rev_slider_vc alias=”otros_servs”][/vc_column][/vc_row][vc_row el_class=”cont_ancho” css=”.vc_custom_1512648936778{margin-top: 32px !important;margin-bottom: 0px !important;}”][vc_column][vc_column_text]

Únete a nuestra API Calidad y Naturaleza

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row el_class=”cont_ancho” css=”.vc_custom_1511731437634{margin-bottom: 32px !important;}”][vc_column][vc_column_text]

Ventajas:

 

– Cumplirá la Gestión Integrada de Plagas (GIP), obligatoria desde el 1 de enero de 2014 según el Real Decreto 1311/2012, de 14 de septiembre, por el que se regula el uso sostenible de productos fitosanitarios.

– Utilizará racionalmente los medios de producción.

– Mejorará la rentabilidad de su explotación.

– Dispondrá de toda la ayuda y asesoramiento necesaria para contar con un cuaderno de explotación en regla.

– Estará completamente asesorado y prevenido en caso de tener que pasar alguna inspección por parte de las autoridades competentes.

– Dispondrá de un servicio técnico mas completo.

– Mejorará las condiciones de trabajo de su personal.

Posibles ayudas, ya que parece ser que la tendencia es conceder ayudas a sistemas de producción respetuosos con el medio ambiente. De hecho existen ayudas para los agricultores que lleven en una API desde el año 2009 y además sus explotaciones estén en cuencas vertientes a embalses de uso doméstico o en espacios protegidos.

 

Servicios que ofrecemos:

 

Preparación de la documentación pertinente para su inscripción en el Registro de Producción Integrada de Andalucía, como productor de nuestra API.

Asesoramiento técnico sobre cualquier aspecto del cultivo y sobre la Gestión Integral de Plagas (GIP) para cumplir tanto con las normas y Reglamentos Específicos de Producción Integrada como con la legislación 1311/2012.

– Información sobre ayudas.

– Se le cumplimentará el Cuaderno de Explotación.

– Visitas a las Estaciones de Control Biológico y seguimiento del estado fenológico, fisiológico y sanitario (plagas y enfermedades) del cultivo; remitiéndole un informe semanal de la zona a la que pertenezca su explotación.

– Visitas a su explotación.

Toma de muestras y análisis de suelo, agua, foliares y multirresiduos.

– Contratación de una entidad certificadora.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]